Todos deberíamos ser feministas

Editorial reviews

Todos deberíamos ser feministas

Reivindica la utilidad de la literatura para ampliar los límites de la imaginación como forma de combatir el machismo y el racismo.

Con poco más de cincuenta páginas y con un tono cercano y un lenguaje coloquial Chimamanda Ngozi Adiche analiza el movimiento feminista, sus retos y los prejuicios que se le aplican muchas veces. Debería ser lectura obligatoria en todas las escuelas.

Chimamanda nos habla de la importancia de la educación. De cómo hay que educar a nuestros hijos para que sean conscientes de estos desajustes y se vayan eliminando poco a poco. De cómo crear una generación de personas felices y honestas, que derriben las barreras de género. Como dice la autora, son las personas quienes hacen la cultura, de modo que construyamos una cultura mejor.

Adichie es una narradora con un estilo claro y sugerente, sin tiempos muertos, de las que enganchan desde el principio de la frase.

Yo soy hombre, he crecido en un ambiente machista, en una generación que impulsó la igualdad y que ahora ve cómo se retrocede en el camino. Puedo no entender los entresijos de lo que significa a la perfección la palabra feminismo, pero lo que sí tengo claro es que Chimamanda Ngozi Adichie es una autora que habla claro, lo expone, y nos conmina a algo tan sencillo que, de tan evidente, parecería que no sucede, pero sí lo hace: tenemos que mejorarlas (las cosas) entre todos, hombres y mujeres.