El cuento de la criada

Editorial reviews

El cuento de la criada

este libro recuerda a todos aquellos que se callan o peor aún, que ejercen cualquier tipo de represión contra los derechos ajenos, que cuando llega una sociedad como Gilead (o cualquier otro régimen autoritario) los que estaban "a favor" no se vuelven todos Comandantes, ni Ángeles, ni siquiera Guardianes. Siguen siendo simplemente lo que eran. Sin más.

La autora maneja a la perfección las etapas del cuento de la protagonista; leer a Defred es como "escuchar" a una persona real contar una historia pues se contradice o va para adelante y para atrás constantemente.

De todo eso habla El cuento de la criada, una novela y una serie que reivindican en cada capítulo el poder de los nombres propios, de las palabras que recuerdan, del lenguaje que invoca verdad, en un mundo donde la Biblia se ha convertido en el Código Civil y donde las mujeres han sido condenadas al silencio. En su centro June Osbourne escribe con su cuerpo y con su voz su propio relato, para no olvidar quién es y para que nosotros tampoco olvidemos quiénes somos. Lo demás es fanatismo religioso: y silencio.

Me gustan las distopías y, desde luego, El cuento de la criada es una historia muy especial. Lo es por la misma manera en que está contada, en el que nos irá poco a poco introduciendo en un mundo diferente que no explica, simplemente lo vamos viendo.

Margaret Atwood dota al escalofriante relato de una mujer sometida a toda clase de sufrimiento de una prosa penetrante, contando cada pensamiento, cada momento de flaqueza, cada imperfección, cada resquicio y cada recuerdo de un pasado casi borrado.

La autora pone especial atención en resaltar que los derechos de la mujer se han conseguido, como muchos otros, bajo el yugo de la colectividad, de la lucha común.

No es un espacio contiguo: es la realidad presente.