Ellas hablan

Editorial reviews

Ellas hablan

Ojalá esta fuera una novela distópica, pero no. No sé hasta que punto son exactos los casos reales en que se basa, pero me aterroriza pensar que ello aún hoy es posible por la peculiar situación de ciertos colectivos a los que, bajo el protector paraguas de la tolerancia hacia los usos y costumbres, se les permite/tolera/se hace la vista gorda en ciertos comportamientos que pueden ir de lo amonestable a lo nauseabundo.

Simplemente dejando hablar a las mujeres, Miriam Toews consigue un enfoque diferente, pues no hay que irse a una colonia aislada del mundo para que las víctimas de los abusos sean silenciadas. Y pese a que la situación de estas mujeres indigna, el relato no cae en el dramatismo, sino que incluye humor, amor y esperanza.