Impresiones y paisajes

Impresiones y paisajes

Excerpt

RESUMIR

En los primeros días de abril de 1918 aparece en las librerías granadinas un libro titulado "Impresiones y paisajes". Lo firma un semidesconocido aspirante a escritor: Federico García Lorca. Aunque no es la primera vez que ve su nombre en letras de imprenta, se trata de su primer libro. Un primer libro al que Federico se mostró toda su vida reacio a referirse y en el que, sin embargo, reside el mérito de ofrecer las claves, en positivo y en negativo, para interpretar lo que arte y escritura significaban y llegaron a significar para él. Después de este libro, Lorca utilizó la "prosa", pero no volvió a escribir en "prosa", pues era consciente de que esta forma de escritura literaria no le pertenecía como le pertenecían la forma lírica y la forma dramática.

En él se encuentran ya algunos de los espacios mágicos a que transportarán al lector su lírica y su teatro; tampoco faltan los inquietantes símbolos del sueño y de la muerte, que obsesivamente se repiten en su obra posterior.

Lorca opera una transmutación poética de Andalucía, a la que convierte en un país onírico. Sabe sacar a la luz los aspectos más trágicos —rayanos en el horror— de la imaginación popular, hondamente pagana bajo su brillante vestidura católica.

Impresiones y paisajes
A Impresiones y paisajes pertenecen Canéfora de pesadilla y Albaicín, dos estampas granadinas en que Lorca subraya lo fantástico de la ciudad misma y de sus habitantes, convertidos en siniestros personajes mitológicos. Santa Lucía y San Lázaro, brillante ejemplo de la prosa de su generación, evoca la ingenua fantasía de la hagiografía popular a la vez que descompone la realidad en un delirio de greguerías y de metáforas.

Publication date
1918
Publisher